Menos invasoras en nuestros ríos

2 agosto 2017

 
La última quincena fue un tiempo bien empleado: eliminamos varias especies exóticas invasoras que crecen en las orillas de los dos ríos que apadrinamos.

Foto de los voluntariosEn el Mendo recorrimos el tramo entre el puente de As Moas y el puente de Os Cabalos en busca de basura e invasoras. Encontramos pocos residuos, salvo la concentración habitual en el entorno del puente de Os Cabalos. También eliminamos toda cuanta crocosmia (Crocosmia x crocosmiiflora) y aligustre asiático (Ligustrum ovalifolium) localizamos en el recorrido. Por lo tanto, ahora podemos decir que no quedan crocosmias en los 8 km que separan el puente de As Moas del puente de Mende. Esperamos poder afirmar próximamente lo mismo de los aligustres asiáticos.

En el Mandeo estuvimos eliminando dos de los cuatro focos de laurel romano (Prunus laurocerasus). En el entorno del área recreativa de Chelo y en el aparcamiento, repasamos las reapariciones de crocosmia, de tradescantia (Tradescantia fluminensis), de hortensia (Hydrangea sp.) y de la juncia olorosa (Cyperus eragrostis). Aprovechando que el nivel del río está bajo, inspeccionamos su orilla en el molino de maquila, donde eliminamos un foco de crocosmia escondida en el cárcavo y otro de tradescantia trepando por el muro. Con esta última actuación conseguimos finalizar la fase de erradicación de la crocosmia en los 6 km entre O Caneiro, lugar situado aguas arriba de la minicentral, y el puente de Teixeiro. Ahora pasamos a la fase de vigilancia de reapariciones.

Foto de los voluntariosEn la jornada de trabajo del último domingo de julio, diez voluntarios estuvimos arrancando tradescantia en las ruinas del balneario de O Bocelo. Llenaron pacientemente once sacos de 100 litros con sus restos. Lo peor fue cargar con ellos a cuestas a lo largo de un kilómetro de sendero hasta los vehículos. Limpiamos totalmente la fuente de aguas sulfurosas, el edificio de la derecha y la entrada norte del de la izquierda; solamente queda acabar con ella dentro de este último edificio y en el espacio que separa ambos. O Bocelo, más el entorno del viejo edificio de la minicentral, son los dos últimos focos de esta especie de origen sudamericana en el tramo de río que apadrinamos.

Hoy nos acercamos al Centro de Interpretación de Chelo para recibir a las 18 personas que forman parte del segundo campo de trabajo internacional que promovemos. Son 14 voluntarios procedentes de distintos puntos de España (Andalucía, Valencia, Cataluña, Canarias y Extremadura), pero también de México, Francia e Italia. A ellos se suman el director, dos monitores y un aprendiz de dirección de campo. Escucharon con atención las explicaciones respecto a Fragas do Mandeo y sobre la importancia de eliminar las especies exóticas invasoras. A partir de mañana trabajarán en el arroyo de As Bouzas, un afluente del Mandeo que desemboca en Chelo, eliminando los focos de crocosmia y de tradescantia que amenazan con recolonizar las zonas donde las hemos erradicado. Hay que agradecerles que vengan de tan lejos a echarnos una mano y así ser un ejemplo de compromiso con la conservación de nuestro patrimonio natural.

Post data: Fue una gran ayuda la que nos prestaron los participantes en el campo de trabajo. Entre los días 2 y 12 estuvieron en un terreno complicado eliminando tradescantias y hortensias, más algunas crocosmias. Tuvimos que hacer dos viajes para transportar los 10 m3 de materia vegetal retirada. La Televisión de Galicia les hizo una entrevista que emitió en el telediario del día 9.

Foto de los voluntarios


Uso de cookies: Este sitio web emprega cookies para mellora-la experiencia de usuario. Se continúa navegando consente a aceptación de ditas cookies e acepta a nosa política de cookies (se pincha no enlace obterá máis información).