¿Qué hemos hecho en la VI Semana de Custodia?

2 octubre 2017

 
Tal como estaba programado, la jornada inaugural de la sexta edición de la Semana de Custodia iniciada el sábado día 23 contó con la presencia en A Senra (Bergondo) de tres conferenciantes de elevado nivel que nos transmitieron sus conocimientos sobre las praderas marinas, la restauración de la vegetación dunar y la plastificación de los océanos. Lástima de algún problema técnico y del reducido número de asistentes (25 personas), compensado por el gran interés en los distintos temas mostrado en las preguntas realizadas y en los largos desplazamientos de algunos miembros del público. Esto nos hace pensar en la necesidad de mejorar la comunicación del evento en las próximas ediciones.

El domingo día 24 el pronóstico meteorológico de buen tiempo falló. A pesar de la lluvia, 15 personas pasaron la mañana mejorando el estado ecológico de la playa Grande de Miño. Un grupo de cuatro voluntarios se dedicó a cortar los mioporos próximos al puente. Con las ramas y troncos hicieron dos grandes montones; para transportarlos, los trabajadores del Ayuntamiento de Miño precisaron hacer tres viajes con el tractor. El resto de los voluntarios estuvo repasando todo el sistema dunar buscando especies exóticas invasoras y basura. Con los residuos solamente llenaron una saca tipo big bag (la campaña municipal de limpieza estival finalizó recientemente). En cuanto a invasoras, llenaron dos con los restos de 5 especies. Dos de ellas reaparecieron tras ser erradicadas en años anteriores, pues encontramos dos manchas pequeñas de uña de gato y cuatro plumachos. También esperamos haber erradicado definitivamente la vinca, pues tras dos años eliminándola, sólo aparecieron cuatro ejemplares. Las otras plantas eliminadas fueron la zamarraga y el matacavero.

Por lo tanto, el balance del trabajo realizado desde marzo de 2015 en la playa Grande es:

uña de gato (Carpobrotus edulis)
plumero (Cortaderia selloana)
vinca (Vinca difformis)
zamarraga (Conyza canadensis)
matacavero (Aster squamatus)
crocosmia (Crocosmia x crocosmiiflora)
mioporo (Myoporum laetum)
margarita africana (Arctotheca calendula)
yuca (Yucca gloriosa)
lirio azul (Iris germanica)

El lunes un par de voluntarios eliminaron dos docenas de plumachos en la zona norte de la marisma, aunque dejaron para otra ocasión cinco matas de gran porte, de las que primero retiraron las inflorescencias y luego las cortaron por el pie. También talaron los mioporos en esta zona, por lo que ahora únicamente quedan los que forman un seto en la orilla de la carretera.

Con esto no finaliza el trabajo, pues en la zona dunar están presentes diversos árboles exóticos (robinia, acacia negra, chopo híbrido, eucalipto, plátano de sombra) y alguna herbácea invasora como es la grama americana (Stenotaphrum secundatum). En la marisma también quedan otras como el senecio (Senecio mikanioides) o el té americano (Bidens aurea). Pero vamos avanzando.

Finalmente, la lluvia respetó a los voluntarios cuando a última hora de la mañana gozaron de un momento de convivencia charlando mientras degustaban unas viandas suministradas por la organización.

El sábado día 30 un grupo de 21 personas limpiamos el río Callou (Bergondo); de paso también eliminamos algunas invasoras. No fue el año que más caminamos (solamente 2 km), pero sí en el que más basura recogimos. Cerca del inicio del itinerario estaba la mayor concentración de basura de todo el recorrido, por lo que habíamos pedido al Ayuntamiento de Bergondo que nos instalara allí un contenedor industrial. Tuvimos que empezar retirando la tradescantia (Tradescantia fluminensis) que cubría los residuos, pues es una invasora de origen sudamericana. Al poco de ponernos a trabajar, ya habíamos llenado el contenedor. Para aprovechar el tiempo, mientras la empresa de tratamiento de residuos lo llevaba y traía otro vacío, continuamos la ruta. En tres puntos más encontramos vertidos, principalmente plásticos e hierros, pero en menor cantidad. Al final del itinerario arrancamos varios pies de aligustre asiático (Ligustrum ovalifolium) y recogimos dos planchas de uralita. Paralelamente, tres voluntarios fueron recorriendo el río por el cauce, retirando residuos y apuntando la localización de las especies invasoras. Ya de vuelta al punto de partida, llenamos el segundo contenedor. Como remate de la jornada de trabajo, degustamos las viandas y bebidas que proporcionamos los organizadores. El balance fue de aproximadamente 12 m3 de basura y escombro, más 2 m3 de los restos vegetales de las invasoras.

Ayer domingo día 1 celebramos la cuarta edición de la eco-regata para limpiar deportivamente la marisma de Betanzos. Nos reunimos por la mañana en el puerto, amenazando la llovizna con arruinarnos la jornada. Pero pronto paró y las 62 personas inscritas nos dividimos en equipos para dirigirnos en barca a la punta de A Ostreira a bordo del Froján, la Chico, el Bicho, la Sin Frenos y el Arguider. Una vez desembarcados, un equipo marchó al punto donde se acumulaba más de medio centenar de ruedas de camión y el resto se puso a recoger basura en los tramos asignados. Con la ayuda de una grúa subimos a la carretera 65 ruedas y las sacas cargadas con las bolsas de residuos recogidos en las proximidades, con las que llenamos a rebosar un contenedor industrial de 10 m3. Sumando lo acumulado en otros puntos, en total se retiraron 14 m3 de basura y 72 ruedas (62 de camión, 1 de tractor y 9 de coche).

El balance: 26,5 m3 de residuos, 72 neumáticos y 19 m3 de restos vegetales de especies exóticas

Paralelamente, en el puerto de Betanzos los niños y un par de adultos llenaron un contenedor urbano y recogieron 3 ruedas de coche. Cuando llegamos de vuelta habían hecho una cara sonriente con residuos. Cansados y hambrientos como veníamos, los voluntarios no esperamos al resultado del concurso de residuos más originales, echándonos a la comida y bebida dispuestas en el puerto y compartiendo las tres empanadas de los premios. Momento de hablar de las aventuras y de reír con las incidencias que se solucionaron con una ducha y una lavadora.

Hoy un par de voluntarios se acercaron a la tarde para completar el trabajo, evaluando los resultados y recogiendo las uralitas que quedaban en el lodo y en los taludes. En total fueron 1,5 m3 de trozos de un material que contiene amianto contaminante.

Así finalizó la Semana, en la que tenemos que agradecer a los voluntarios todo su esfuerzo (¡incluso siete vinieron de Santiago!), a los conferenciantes, a los ayuntamientos colaboradores (especialmente al de Bergondo por su gran implicación, pero también a los de Miño y Betanzos), a los equipos de Protección Civil de Bergondo y de Betanzos, y a Comercial Vicente de la Fuente.

Queda pendiente para otras ocasiones continuar con la eliminación de las especies exóticas invasoras en la playa Grande Miño, eliminar en el río Callou los numerosos focos de tradescantia, volver a la ría a recoger una docena de ruedas que quedaron allí por falta de tiempo y para continuar la limpieza en más tramos. ¡Todo se andará!


Uso de cookies: Este sitio web emprega cookies para mellora-la experiencia de usuario. Se continúa navegando consente a aceptación de ditas cookies e acepta a nosa política de cookies (se pincha no enlace obterá máis información).