Recogiendo semillas

8 septiembre 2021

 
En estos días estamos recogiendo semillas en el monte. Actualmente crecen en nuestro vivero más de un millar de plantas de 13 especies de árboles silvestres. Buena parte de ellos están a la espera de ser trasplantados el próximo inverno a las parcelas que custodiamos, por lo que tenemos que ir previendo las necesidades del siguiente invierno.

Según investigadores de la Universidad de Santiago, 22 especies de árboles son autóctonos de nuestra comarca. Cuando restauramos parcelas de monte, debemos tener en cuenta toda esta diversidad y no caer en el error de reforestar simplemente con el par de especies más socorridas (roble albar y castaño). El objetivo es ofrecer una amplia gama de frutos a lo largo de gran del año para beneficiar a la numerosa fauna vertebrada e invertebrada que se alimenta de ellos.

Si en ciertos casos basta con librar una parcela de monte de los árboles exóticos para lograr que se reforeste espontáneamente con especies silvestres, en otros casos no es factible. Los factores implicados son varios, entre ellos la intensidad de la explotación forestal a la que se vio sometida o a las dificultades para que lleguen a ella semillas dispersadas por el viento y por la fauna, cuando las reliquias de bosque autóctono están muy alejadas.

Este año los árboles silvestres de nuestra comarca están cargados de frutos. Llevamos recogidas semillas de diez especies, pero esperamos llegar a reproducir un total de 16 especies, todas por semilla, excepto dos en las que utilizaremos técnicas de clonación; en todos los casos buscamos tener suficiente diversidad genética y con la garantía de un origen local. El trabajo no finaliza con la recogida, pues algunas semillas precisan de un procesado previo al almacenamiento, eliminando las partes carnosas en unos casos y en otros descartando las inservibles.

Foto de semillasFoto de semillas


Despedida al campo de trabajo

27 agosto 2021

 
Hoy finalizó la quinta edición del campo de trabajo Monte de A Espenuca. Por ese motivo nos acercamos a la zona de actuación. Tras cargar en el remolque la basura recogida y la biomasa de especies exóticas invasoras eliminadas, hicimos un pequeño acto de agradecimiento y despedida.

El pasado día 18 dimos la bienvenida a los participantes, impartiéndoles una charla para que conocieran nuestras actuaciones dirigidas a conservar el patrimonio natural de la comarca. En ella expusimos el grave problema ambiental que suponen las especies exóticas invasoras y les informamos de que su misión en los próximos días sería continuar el trabajo que ya se lleva hecho en el arroyo de As Bouzas para erradicarlas. Incidimos especialmente en las características y métodos para eliminar la invasora más frecuente en este afluente del Mandeo: la tradescantia.

Foto del voluntariadoDurante estos días, las diez personas que conformaron el equipo (siete voluntarios y tres monitores) trabajaron en un trecho muy escarpado, lo que dificultó en gran medida la labor. Buena parte del tiempo lo pasaron acuclillados arrancando cuidadosamente las plantas. Los resultados son patentes: 661,5 kg de biomasa de tradescantia, 18 tubérculos de crocosmia y 27 kg de basura.

También pudieron comprobar la riqueza natural de esta modesta corriente de agua. En las rocas observaron un helecho protegido, el Trichomanes speciosum, en el agua nadaban ejemplares de rana bermeja y por las orillas escapaba alguna salamandra rabilarga tras ser descubierta.

Mañana retornarán a sus hogares. Con la esperanza de que marchen con un grato recuerdo de la experiencia vivida, nos despedimos agradeciéndoles que hayan venido de tan lejos (Barcelona, Jaén, Sevilla…) a echarnos una mano en la mejora del estado de conservación de nuestros espacios naturales. Por último, les animamos a que participen en iniciativas similares en sus lugares de origen, pues todo el planeta precisa de nuestros cuidados.

Quedan tareas pendientes en el arroyo de As Bouzas, siendo la primera el mantener nuestro compromiso de supervisar las zonas de actuación para impedir que sean recolonizadas por las invasoras. Pero mirando atrás, podemos ver que se ha retirado un total de más de 4 toneladas de biomasa de especies exóticas invasoras, una cifra nada despreciable que se refleja en la mejora inmediata del hábitat ribereño.


Batallando con la tradescantia en Ollo da Roda

21 agosto 2021

 
Foto de tradescantiaDespués de las campañas veraniegas en los ríos Mandeo, Mendo y arroyo de As Bouzas, así como en las playas de la Alameda y Grande de Miño, en los últimos días hemos estado centrados en nuestra reserva de Ollo da Roda.

En la práctica totalidad de esta reserva han sido eliminadas las especies exóticas invasoras. Pero una de ellas, la tradescantia, está dando bastante trabajo. El año pasado erradicamos un foco localizado en la zona húmeda. Estos días hemos acometido la eliminación del segundo foco, situado en el robledal.

Han sido dos las dificultades. Por un lado, la necesidad de ir cortando zarzas y ortigas a medida que íbamos arrancando la tradescantia; por otra, hubo que ir retirando la abundante basura que permanecía oculta bajo la vegetación.

Numerosos tallos de tradescantia aparecieron bajo la capa de hojas secas caídas en los pasados otoños. Esto obligó a inspeccionarla cuidadosamente e ir amontonando todos los restos vegetales con un rastrillo, dejando el suelo desnudo, para verificar que no quedara ningún fragmento de esta invasora.

Foto de la zona de actuaciónFinalmente retiramos 121 kg de tradescantia, 33 robinias y 11 tubérculos de crocosmia. Respecto a la basura (236,5 kg), destacaron voluminosos como un frigorífico y dos ruedas, pero el residuo más abundante fueron las botellas de vidrio, con las que llenamos dos sacos. Finalmente ha sido preciso un esfuerzo del voluntariado equivalente a algo más de una semana de trabajo a jornada completa.

Aún no finalizamos con este foco de tradescantia, pero hemos logrado reducir bastante su extensión, impidiendo así que siga expandiéndose, y hemos dejado más limpio un robledal que fue usado como vertedero incontrolado.


Revisión del arroyo de As Bouzas

14 agosto 2021

 
Foto del arroyo de As BouzasÚltimamente hemos estado revisando la presencia de especies exóticas invasoras en el arroyo de As Bouzas. Este pequeño afluente del río Mandeo desemboca en el lugar de Chelo, por lo que las invasoras que crezcan en sus orillas pueden llegar a ser arrastradas por la corriente y colonizar el espacio natural protegido ZEC Betanzos-Mandeo.

En el año 2017 lo exploramos por primera vez, localizando numerosos focos de tradescantia, posible origen de los que existían en el río Mandeo aguas abajo de la pasarela de Chelo. Desde entonces, tres ediciones del campo de trabajo Monte da Espenuca se han dedicado a arrancar las distintas plantas invasoras y a recoger la basura que van encontrando según avanzan aguas arriba.

Nuestro compromiso con los participantes de los campos de trabajo es que nosotros mantendremos libres de especies exóticas aquellas zonas en las que ellos las eliminen. Foto del arroyo de As BouzasComo el próximo miércoles una nueva edición del campo retomará la tarea, no podíamos retrasar más la revisión veraniega de este arroyo. Los resultados son significativos, pues hemos retirado 91 kg de biomasa de tradescantia, 20 tubérculos de crocosmia, un aligustre asiático, una hortensia y 22,5 kg de basura, para lo que precisamos un total de 34 horas de trabajo voluntario.


Voluntariado en la playa Grande de Miño el día 8

2 agosto 2021

 
Tras finalizar el trabajo en la playa de la Alameda, ahora toca repasar la presencia de invasoras en la playa Grande de Miño.

Foto del voluntariadoEsta mañana hemos estado inspeccionando el estado de este arenal, en el que hemos eliminado 13 especies de plantas exóticas desde que comenzamos a apadrinarlo en el año 2015. De nuevo encontramos una situación similar a la que presentaron los espacios naturales que revisamos últimamente. Por una parte, localizamos pocas plantas invasoras. Algunas de ellas ya las habíamos erradicado hace tiempo, pero tienen reaparecido, como es el caso de un ejemplar de yuca y una pequeña mancha de uña de gato. La especie más frecuente es la zamarraga; está a punto de florecer, por lo que corre prisa eliminarla para evitar que se esparzan sus semillas.

En cuanto a basura, también hay poca. No vamos a encontrarla en la parte frontal de la playa, pues ahora en verano pasan las máquinas de limpieza, pero hay alguna oculta entre la vegetación dunar.

De nuevo, la situación sanitaria obliga a limitar las plazas a diez personas y todos los participantes deberán llevar su propia mascarilla sanitaria y sus guantes. Como siempre, el punto de encuentro será el Centro de Salud de Betanzos, aunque por seguridad no compartiremos vehículos (los que vayan directamente deben avisarnos para no esperarlos inútilmente). No hace falta llevar herramientas, pero no olvides algo de picar y de beber para cuando hagamos el descanso a media mañana.

Para esta fecha pronostican un día nublado, así que si piensas que ésta es una buena ocasión para cuidar esta playa, envíanos con antelación tus datos (nombre completo, DNI, fecha de nacimiento, móvil y municipio de residencia). Así podremos notificarte cambios de última hora, hacerte un seguro de accidentes y nos facilitarás la organización. En la sección Contacto encontrarás la información necesaria.

Punto de encuentro: Centro de Salud de Betanzos.
Fecha: Domingo, 8 de agosto de 2021.
Hora: Saldremos a las 9:30 y volveremos a las 14:00 horas.

Post data: Poca asistencia en esta jornada, pues no se completaron las plazas y hubo dos bajas de última hora. Aún así, los cinco participantes terminaron el trabajo previsto, recorriendo toda la playa y la zona de juncal aledaño. Arrancaron cuanta zamarraga encontraron (51 kg) y luego eliminaron la uña de gato (20 kg) y la yuca (5 kg), escavando en la arena para que no quedara ninguna raíz. También recogieron 19 kg de basura, principalmente concentrada en las dunas con vegetación más alta, entre la que hay que destacar dos ruedas.

La Diputación de A Coruña financiará en un 80 % los seguros de voluntariado.


Voluntariado en la playa de la Alameda el día 1

27 julio 2021

 
Tras finalizar los repasos veraniegos de los ríos Mandeo y Mendo, ahora toca eliminar las especies exóticas invasoras que hayan reaparecido en la playa de la Alameda (Miño), y de paso recoger cuanta basura encontremos.

Foto del voluntariadoDesde el año 2011 apadrinamos esta playa, en la que hemos eliminado 19 especies exóticas. Muchas pueden considerarse erradicadas y otras las reducimos a poblaciones muy menguadas. El pasado día 20 ya repasamos los focos de tradescantia y de crocosmia que había en la zona húmeda.

Para eliminar las reapariciones del resto de las especies, fundamentalmente zamarraga, matacavero y juncia olorosa, convocamos para este domingo día 1 de agosto una jornada de voluntariado ambiental.

Dada la situación sanitaria, las plazas están limitadas a diez y todos los participantes deberán llevar su propia máscara sanitaria y sus guantes. El punto de encuentro será el Centro de Salud de Betanzos, aunque por seguridad no compartiremos vehículos (los que vayan directamente deben avisarnos para no esperarlos inútilmente). No hace falta llevar herramientas, pero no olvides algo de picar y de beber para cuando hagamos el descanso a media mañana.

Si quieres ayudarnos a mantener en buen estado ecológico esta playa, envíanos con antelación tus datos (nombre completo, DNI, fecha de nacimiento, móvil y municipio de residencia). Así podremos notificarte cambios de última hora, hacerte un seguro de accidentes y nos facilitarás la organización. En la sección Contacto encontrarás la información necesaria.

Punto de encuentro: Centro de Salud de Betanzos.
Fecha: Domingo, 1 de agosto de 2021.
Hora: Saldremos a las 9:30 y volveremos a las 14:00 horas.

Post data: El tiempo fresco ayudó en esta jornada de voluntariado, en la que finalmente participaron nueve personas (hubo una cancelación a última hora). Recorrimos la playa desde un extremo hasta el otro, encontrando poca basura (43 kg retirados). La biomasa de las especies exóticas invasoras arrancadas pesó 71 kg, siendo la planta más abundante la zamarraga, seguida de lejos por el matacavero y la juncia olorosa. Hay que destacar la ausencia de otras especies antaño muy abundantes, como el plumero, fruto del continuado trabajo de erradicación.

La Diputación de A Coruña financiará en un 80 % los seguros de voluntariado.


Nueva visita de niños de Oleiros

22 julio 2021

 
Tras la primera visita del pasado día 8, hoy hemos vuelto a recibir en el monte de A Espenuca a un grupo de quince niños, de edades comprendidas entre los 6 y los 10 años, acompañados de tres monitores de CEM Educación Ambiental.

Dado el éxito de la anterior jornada, hemos vuelto a repetir la fórmula de darles a conocer los árboles del entorno de un modo ameno, sin olvidar las aventuras de pasar por debajo de la roca que preside la parcela y bajar por el dificultoso sendero que zigzaguea por la zona donde sobrevive el bosque autóctono original.

Nada mejor que una jornada divertida brincando en el medio del bosque para que estos niños mejoren su psicomotricidad y en su futuro como adultos valoren nuestro patrimonio natural.


Finalizada la segunda limpieza anual del Mandeo

21 julio 2021

 
Terminada la limpieza del Mendo, le tocó ahora el turno al río Mandeo, donde apadrinamos el trecho que va desde O Tope hasta el puente de Teixeiro. Para eliminar las especies exóticas invasoras y recoger la basura por sus dos riberas, hemos tenido que caminar un total de 19 km, divididos en cuatro etapas.

Encontramos más residuos que en el Mendo (24,5 kg), posiblemente debido a que este río es más frecuentado. En lo tocante a invasoras, si exceptuamos la última etapa, localizamos muy pocas especies y pocos ejemplares de cada una de ellas, indicativo de que nuestra constancia en su erradicación está llevando a que los distintos focos vayan desapareciendo definitivamente.

La situación es distinta en la última etapa, que abarca la ribera de Coirós entre Chelo y el puente de Teixeiro, pues precisó de tres jornadas. En el área recreativa aún es patente la pasada existencia de grandes focos de crocosmia y de tradescantia, pues siguen apareciendo numerosos ejemplares. En el resto del trecho, la erradicación de la crocosmia también está resultando lenta, pues la frondosa vegetación dificulta su localización. Incluso descubrimos un nuevo foco de tradescantia en un lugar inesperado, suficientemente extenso como para requerir de una jornada de voluntariado específica.

Finalmente, el balance de las invasoras en este segundo repaso anual resultó en seis especies eliminadas, destacando los 1.221 tubérculos de crocosmia desenterrados y los 18,5 kg que pesó la biomasa de la tradescantia arrancada. Son cifras elevadas, pero muy esperanzadoras si las comparamos con las de años pasados.

Aún así, hay que recordar que en el entorno de Chelo quedan grandes focos de bambú negro, de robinia y de acacia negra, donde será precisa la colaboración de distintos propietarios para lograr su eliminación.

Post data: El día 28 de julio eliminamos el nuevo foco de tradescantia localizado en la segunda revisión del Mandeo. Ocupaba una extensión aproximada de 35 m2, precisando tres horas de trabajo un equipo de cuatro voluntarios para arrancar el total de 46 kg que pesó su biomasa.


Segunda limpieza anual del Mendo

9 julio 2021

 
Esta semana hemos estado recorriendo el tramo del río Mendo que va desde el puente de As Moas hasta el puente de Taibo. Caminamos en tres etapas un total de 22 km, eliminando especies exóticas invasoras y recogiendo basura por sus dos riberas.

En esta segunda limpieza anual hemos vuelto a encontrar pocos residuos (8 kg), lo que interpretamos como síntoma de que la gente ensucia el río cada vez menos. Los resultados respecto a las invasoras también son esperanzadores, pues encontramos pocas especies y poca cantidad (3 kg). La práctica totalidad de la biomasa retirada ha sido de tradescantia, correspondiente a la reaparición de un único foco localizado y eliminado el año pasado, por lo que de momento no puede darse por erradicada. En el caso de la crocosmia arrancamos 127 tubérculos repartidos en 9 pequeños focos.

Con estas actuaciones periódicas estamos logrando mantener el río limpio y libre del impacto de invasoras de porte herbáceo y arbustivo en el tramo apadrinado. Obviamente queda trabajo, como eliminar un foco de cañas en el entorno del molino de Xico, además de árboles exóticos como la robinia, dejando aparte ―¡claro está!― los de las explotaciones forestales que lindan con el río.


Educación ambiental en A Espenuca

8 julio 2021

 
Aunque la educación ambiental no figura como objetivo en nuestra práctica de la custodia del territorio, las parcelas que gestionamos son un lugar perfecto para practicarla. Precisamente hoy recibimos la visita de un grupo de dieciséis niños procedentes de Oleiros, de edades comprendidas entre 6 y 10 años, acompañados de tres monitores de CEM Educación Ambiental.

Foto de la visitaDurante esta visita los niños pudieron comprobar directamente las diferencias entre los eucaliptales y el bosque autóctono. En el panel informativo de la parcela que restauramos en la cumbre del monte de A Espenuca vieron las nueve especies de árboles que alberga, para luego localizarlas al recorrerla mientras recibían diversas explicaciones sobre la fauna silvestre que se alimenta de los frutos del bosque.

Finalizada la visita, les preguntamos qué había sido lo que más les había gustado. Para la mayoría fue el sendero ―de paso algo dificultoso― que cruza la zona de bosque mejor conservada, en el que vieron una enorme babosa y donde pudieron comprobar lo esponjosas que son las numerosas manchas de musgo que crecen en las rocas; pero también recordaron el paso por debajo de una peña que bautizaron como la cueva del oso y, sorprendentemente, las agallas que hacen las avispillas chinas (Dryocosmus kuriphilus) en los castaños.

Tras tomar un pequeño refrigerio, los niños continuaron la excursión cara a Chelo, donde recogieron la basura que fueron encontrando en el camino, hasta finalizar la caminata en el puente de Teixeiro.

La educación ambiental no debe utilizarse como una escusa para endosar a las generaciones futuras la resolución de los problemas ambientales actuales. Ahora bien, cumple reservar tiempo para enseñarles a los niños a gozar del contacto directo con la naturaleza y a respetar nuestro patrimonio natural, de modo que en el futuro sean su salvaguarda.


Uso de cookies: Este sitio web emprega cookies para mellora-la experiencia de usuario. Se continúa navegando consente a aceptación de ditas cookies e acepta a nosa política de cookies (se pincha no enlace obterá máis información).