Crocosmia

Campaña de eliminación de una flor exótica invasora

En las orillas del río Mandeo, entre el lugar de Chelo y el puente de Teixeiro (en los municipios de Coirós y Paderne), crecían varias matas de crocosmia (Crocosmia x crocosmiiflora). No era la única especie exótica invasora, pues también estaban presentes la tradescantia (Tradescantia fluminensis) y la acacia negra (Acacia melanoxylon), entre otras.

Foto de CrocosmiaxcrocosmiifloraAunque tiene una apariencia inofensiva y se utiliza en jardinería por darse muy bien, la crocosmia es un problema ambiental cuando se implanta en los espacios naturales. A pesar de que sus semillas normalmente no son viables, se propaga fácilmente mediante los numerosos tubérculos que cría (no son bulbos propiamente dichos, pues no tienen capas como las cebollas), de forma similar a como lo hace la patata.

Procedente del cruce de dos especies surafricanas, es frecuente en las comarcas del litoral gallego, encontrando en los lugares frescos y húmedos ―como las orillas de los ríos― un hábitat excelente para propagarse, desplazando así a la vegetación autóctona.

En el lugar de Chelo, dentro del espacio natural protegido ZEC Betanzos-Mandeo, se plantó como ornamental en el aparcamiento, empezó a colonizar el canal del molino de maquila y luego avanzó por el área recreativa. Las avenidas del río hicieron el resto, pues fueron llevando tubérculos aguas abajo que consiguieron prender en varios puntos.

De no detenerse su proliferación, puede afectar gravemente al sotobosque de un hábitat prioritario para la Unión Europea, el bosque aluvial de alisos (Alnus glutinosa) y fresnos (Fraxinus excelsior), razón última de la protección de este trecho del río Mandeo como espacio natural integrado en la Red Natura 2000.

Apadrinamiento en el río Mandeo

Una vez solicitados los permisos oportunos y con la llegada del primer grupo de voluntarios de la Dirección Xeral de Voluntariado de la Xunta de Galicia, el 10 de julio de 2014 Fragas do Mandeo inició la campaña de erradicación de esta especie dentro de las actuaciones de apadrinamiento del río Mandeo.

Foto de tubérculos de Crocosmia x crocosmiifloraDurante los meses de julio y agosto, veintidós personas procedentes de distintos puntos de Galicia ―desde Vigo hasta Cambre― participaron en esta campaña. Sumaron en total 52 horas de trabajo, juntando 103 kilos de tubérculos.

Como continuación de la campaña, Fragas do Mandeo convocó a finales de agosto una jornada entre sus simpatizantes, subiendo los contadores a 30 participantes, 84 horas de trabajo y 173 kilos de tubérculos.

En 2015, de nuevo cuatro grupos de voluntarios de la Dirección Xeral de Voluntariado actuaron en julio y agosto, y posteriormente otros dos convocados por Fragas do Mandeo en octubre. La zona de intervención cubrió el área recreativa y la margen derecha del río entre la pasarela de Chelo y el puente de Teixeiro, acumulando la campaña 73 participantes, 186 horas de trabajo y 337 kilos de tubérculos.

En los tres primeros años desenterramos 172.490 tubérculos

El efecto de las intervenciones realizadas se notó claramente en el 2016. A pesar de que se actuó en una zona más amplia ―se cubrió el mismo tramo de río, pero en ambas márgenes―, los tubérculos recogidos pesaron solamente 39 kilos. La mitad procedía de la margen izquierda; el resto, del repaso del área recreativa efectuado en julio, en la que colaboró el Grupo Naturalista Hábitat, y de las seis revisiones de la margen derecha realizadas a lo largo del año. A finales de la temporada la campaña sumaba 96 participantes, 268 horas de trabajo y 376 kilos de tubérculos. Tras tomar cuatro muestras de un kilo, calculamos que habíamos recogido aproximadamente 172.490 tubérculos en esta zona.

Durante el 2017 revisamos en numerosas ocasiones este tramo de río, e incluso lo ampliamos aguas arriba, eliminando tanto las reapariciones como pequeños focos no localizados anteriormente. La eficacia del trabajo realizado en años anteriores se refleja en que la cantidad de tubérculos desenterrados no superó los 5 kilos.

Cuando se arrancan crocosmias, hay que tener en cuenta que los tubérculos tienen que ser destruidos para evitar su propagación. Por el contrario, las flores y hojas son inofensivas y pueden reutilizarse para hacer compost o estiércol. Por eso solamente pesamos los tubérculos como medida de la cantidad de plantas arrancadas.

El método para eliminar la crocosmia

El método más eficaz para eliminar esta flor es bien sencillo: arrancarla de raíz, con cuidado de no dejar en la tierra los tubérculos. Otros métodos como el uso de herbicidas o cortarlas no dan buen resultado.

Foto de un escarificadorFoto de un escarbadorFoto cortando tubérculosFoto de los tubérculosEn nuestra zona de trabajo, la herramienta que nos resultó más práctica para arrancarla con sus tubérculos es un pequeño escarificador de mano. La planta puede tener varios tubérculos encadenados, como cuentas en un rosario, por lo que tras usar el escarificador es aconsejable revisar la tierra con la mano desnuda para buscar los que quedaron ocultos.

Cuando nos encontramos un pié aislado o cuando un tubérculo quedó enterrado entre piedras, también resulta útil un escarbador.

Para separar los tubérculos de las plantas, y así tener que destruir menos cantidad de materia vegetal, usamos una tijera de podar. A falta de ella, también sirve una tijera de cocina o una navaja.

Según vamos arrancando, almacenamos los restos en cubos y capachos. En caso de querer trabajar en cadena, pueden ir amontonándose las plantas con los tubérculos sobre un plástico donde faena la gente que los separa. De lo que se trata es de no dejar atrás ningún tubérculo.

Por último, con un rastrillo repasaremos aquellas zonas donde las matas estaban muy densas, para asegurarnos de que no queda ningún tubérculo.

Un aspecto importante es remover la tierra lo justo, dañando lo mínimo a la vegetación autóctona; de este modo facilitamos que colonice rápidamente la zona afectada, lo que impedirá que las avenidas invernales lleven toda la tierra.

Como siempre puede quedar atrás algún tubérculo escondido entre piedras o entre raíces de árboles, hay que repasar la zona con posterioridad, mediando tiempo suficiente para que hayan brotado de nuevo y podamos localizarlas. La constancia es una virtud imprescindible en la lucha contra las especies exóticas invasoras.

La campaña sigue abierta

Tras tres años de campaña logramos eliminar todos los focos de crocosmia localizados en las zonas que apadrinamos: el tramo del río Mandeo entre O Caneiro y el puente de Teixeiro (6 km), el tramo del río Mendo entre el puente de As Moas y el puente de Mende (8 km), la playa de la Alameda con la marisma del río Lambre, y la playa Grande de Miño. Ahora toca vigilar su reaparición hasta comprobar que está definitivamente erradicada en estos enclaves.

Pero con esto no finalizó el trabajo. La crocosmia está presente en numerosos puntos de nuestros espacios naturales protegidos y el arrancado manual lleva su tiempo. Cuanto más se demore su total eliminación, peor será. Por eso la campaña sigue en marcha e iremos publicando aquí las nuevas convocatorias de voluntariado según las vayamos programando.

Precisamos de la ayuda de todos para eliminar esta especie exótica invasora del espacio natural protegido ZEC Betanzos-Mandeo. Cuantos más seamos, antes acabaremos con ella. Anímate a participar: el trabajo es fácil y pueden hacerlo tanto niños como mayores.

Un par de consejos

Si quieres participar como voluntario en nuestras campañas, ponte en contacto con nosotros y te incorporaremos en nuestra lista de correos (en la sección Contacto tienes todos los datos necesarios).

Nunca tires restos de plantas exóticas en el monte ni liberes mascotas, pues puedes crear graves problemas ambientales que afectan a las especies autóctonas. En la página Las especies invasoras de nuestra web tienes más información.

Fecha publicación: 20-8-2014
Última modificación: 17-8-2017
>> Página siguiente: Divulgación

Uso de cookies: Este sitio web emprega cookies para mellora-la experiencia de usuario. Se continúa navegando consente a aceptación de ditas cookies e acepta a nosa política de cookies (se pincha no enlace obterá máis información).