Litoral

Campaña de custodia y apadrinamiento de la costa

Fragas do Mandeo viene actuando en el litoral de la comarca de As Mariñas desde julio de 2011, cuando realizó una limpieza de basura y de eliminación de especies exóticas invasoras en la playa de la Alameda (Ponte do Porco, Miño) para celebrar su primer aniversario.

Posteriormente, de nuevo con la ayuda de voluntarios y la colaboración del Ayuntamiento de Miño, repetimos la experiencia en la misma playa como parte de cuatro ediciones de la Semana de Custodia del Territorio. Nuestro interés en este arenal radica en que es la mejor zona dunar del espacio natural protegido ZEC Betanzos-Mandeo, por lo que merece especial atención.

La playa de la Alameda es un pequeño arenal situado en la desembocadura del río Lambre. Cuando baja la marea quedan zonas extensas de fondos arenosos en los que las aves limícolas encuentran sustento: correlimos, archibebes, agujas, zarapitos, andarríos, ostreros… Su zona dunar tiene un relieve escaso, pero presenta una gran diversidad de plantas, siendo la manifestación más relevante de este hábitat en todo el espacio protegido.

En la post-duna se formó una pequeña área húmeda, donde crecen juncos y espadañas. Frecuentada por los ánades reales, en ella también puede sentirse el canto del rascón común. En el lado más apartado de la playa una banda de bosque de ribera compuesto por alisos y sauces oculta las viviendas próximas y da cobijo a muchos pajarillos.

Enterrado en la arena o bajo la leña que trae la marea se esconde el escarabajo de las playas (Eurynebria complanata). La población mundial de este coleóptero nocturno está en franca regresión, por lo que hay que tomar medidas precautorias, entre ellas la conservación de su hábitat.

En la linde entre la zona húmeda y la duna gris descubrimos un ejemplar de Dorycnium rectum, del que se desconocía su existencia en la provincia de A Coruña. Este arbusto recibe varios nombres en castellano, entre ellos carretón bravo y emborrachacabras. Presenta una distribución mediterránea; de hecho es muy escaso en Galicia. Dada su rareza, enviamos muestras de este ejemplar al Herbario SANT de la Universidad de Santiago de Compostela.

Apadrinando la playa de la Alameda

El objetivo en el año 2011 era eliminar dos especies exóticas invasoras en la playa de la Alameda: la uña de gato (Carpobrotus edulis) y el plumero (Cortaderia selloana), también llamado hierba de la Pampa.

Fotografía de la eliminación de la uña de gato (Carpobrotus edulis) en la playa de la Alameda (Miño, A Coruña)La uña de gato ocupaba una extensión reducida cerca de las escaleras de bajada a la playa. Se arrancaron todas las plantas y no volvieron a salir en esa zona. El caso de los plumeros fue más complicado y hubo que volver en el año 2013 a retirar los que fueron apareciendo.

En la tercera edición de la Semana de Custodia (septiembre de 2014), de nuevo repasamos los plumeros. También encontramos un pié de uña de gato que acababa de prender en el otro extremo de la playa y retiramos toda la zamarraga (Conyza canadensis). A diferencia de los plumeros, estas dos plantas son fáciles de arrancar.

En la última edición de la Semana de Custodia nos centramos en eliminar una nueva especie, la Cotula coronopifolia, además de constatar la ausencia de la uña de gato y retirar algunos pies nuevos de plumeros. La zamarraga reapareció en abundancia y no se dió retirado toda la que había.

Podemos decir que actualmente en la playa están erradicados los plumeros, la uña de gato y la Cotula coronopifolia. Aparte de revisar que no vuelven a colonizarla, queda para el futuro ―con la colaboración del Ayuntamiento de Miño― eliminar la zamarraga y otras especies exóticas invasoras, como son el Aster squamatus y el junco Cyperus eragrostis.

En cada una de estas intervenciones, un grupo de voluntarios se dedicó a recoger toda la basura que encontró mientras el resto atacaba a las invasoras.

Eliminando plumeros

Eliminar los plumeros en la playa de la Alameda no fue fácil, pues los arrancamos usando palas y azadones. Aunque muchas plantas parecían pequeñas y el terreno arenoso iba a facilitar el trabajo, la realidad es que tienen un sistema radicular muy extenso y costó arrancarlas.

Foto arrancando plumerosEn este trabajo hay que tener cuidado. Las hojas tienen un borde aserrado que corta. Por eso hay que ponerse guantes, llevar ropa de manga larga para no lacerar las extremidades y usar gafas para proteger los ojos (de seguridad, de sol o correctoras, el asunto es que no estén indefensos).

En el caso de que ya florecieran cuando se va a trabajar, previamente debemos cortar las flores y meterlas en bolsas para ser destruidas. Si las semillas ya están maduras, es conveniente poner la bolsa debajo de modo que recojamos las semillas que siempre caen cuando se cortan.

También hay que tener cuidado de retirar todas las plantas arrancadas y destruirlas, pues cualquier pié con raíces que quede olvidado o caiga en el camino puede volver a prender.

Tras la primera intervención en la playa de la Alameda, los plumeros volvieron a salir. En unos casos fue porque pasaron desapercibidas plantas pequeñas y en otros porque germinaron las que estaban en el banco de semillas oculto en la arena. Pero también fue porque la marea trajo nuevas semillas, presumiblemente procedentes de las grandes matas que había debajo del viaducto de la autopista que cruza el río Lambre, cerca de su desembocadura. Por motivos como éstos siempre es obligado repasar la zona de actuación los siguientes años.

Fotografía de la eliminación de los plumeros (Cortaderia selloana) en la playa de la Alameda (Miño, A Coruña)El invierno es una oportunidad ideal para revisar que no vuelven a salir. En esta estación es muy fácil distinguir las plantas pequeñas de los plumeros: su color verde claro destaca en la zona dunar entre el amarillo de la vegetación autóctona ya agostada. Así pudimos detectar docenas de ellos donde parecía que no había ninguno, con la ventaja de que eran fáciles de arrancar por ser aún muy pequeños.

Los plumeros también pueden combatirse con herbicida, especialmente cuando aparecen en lugares donde no pueden arrancarse a mano ni con maquinaria pesada (por su tamaño, por crecer entre rocas o porque se desestabilizarían taludes). En estos casos hay que seguir todas las precauciones del producto, entre las que se encuentran aplicarlos cuando no sople el viento, sin pronóstico de lluvia, suficientemente lejos de masas de agua, etc. Para reducir el impacto ecológico y económico, aconsejamos cortar primero la mata —en los meses de julio y agosto, justo antes de que florezcan— usando una hoz o una desbrozadora equipada con cuchilla o espada. Un mes más tarde, cuando las hojas nuevas ya tienen cerca de 50 cm, se aplica glifosato al 3% mediante un pulverizador de mano, lo que permite echarlo en las hojas nuevas sin que afecte a la vegetación circundante. Esto es especialmente importante, porque a los plumeros les cuesta más colonizar áreas con buena cobertura vegetal que aquellas donde la tierra está desnuda.

Otros tramos de litoral

Nuestro apadrinamiento del litoral de la comarca de As Mariñas no se limita a la playa de la Alameda. Poco a poco vamos interviniendo en más tramos de costa.

La marisma del Lambre está situada al sur de dicha playa. A pesar de su valor ambiental, no forma parte del espacio natural protegido. En ella venimos eliminando desde 2013 los plumeros, budleyas y crocosmias que nacen bajo el viaducto (la autopista funciona como propagadora de las semillas de las dos primeras especies).

En el año 2015 iniciamos el apadrinamiento de la playa Grande de Miño, erradicando varias especies exóticas invasoras en las dunas: uña de gato (Carpobrotus edulis), vinca (Vinca difformis), plumeros (Cortaderia selloana), crocosmia (Crocosmia x crocosmiiflora), margarita africana (Arctotheca calendula), yuca (Yucca gloriosa) y lirio azul (Iris germanica).

El balance de las invasoras

A continuación mostramos las catorce especies exóticas invasoras que hemos eliminado en la marisma del río Lambre y en las playas de la Alameda y Grande de Miño. Con un asterisco figuran aquellas de las que, por diversos motivos, aún no hemos erradicado todos los focos localizados; en el resto de los casos se arrancaron todos los ejemplares conocidos, por lo que ahora están en la fase de vigilancia de reapariciones hasta comprobar su erradicación definitiva.

uña de gato (Carpobrotus edulis)
plumero (Cortaderia selloana)
vinca (Vinca difformis)
cotula (Cotula coronopifolia)
zamarraga (Conyza canadensis)
matacavero (Aster squamatus)
margarita africana (Arctotheca calendula) *
cala (Zantedeschia aethiopica)
yuca (Yucca gloriosa)
lirio azul (Iris germanica)
juncia olorosa (Cyperus eragrostis)
crocosmia (Crocosmia x crocosmiiflora)
budleya (Buddleja davidii)
mioporo (Myoporum laetum)
chopo híbrido (Populus x canadensis) *

Menos plásticos en el mar

Los plásticos y otros residuos son un grave problema para el ecosistema marino. Nuestro apadrinamiento de tramos de litoral va acompañado de recogidas periódicas de basura en las playas de la Alameda y Grande de Miño.

Para acometer la limpieza de la extensa marisma de Betanzos, desde 2014 celebramos anualmente una eco-regata. Gracias a esta competición lúdica por recoger basura con la ayuda de embarcaciones, en las tres primeras ediciones llenamos 5 contenedores industriales con los residuos retirados (aproximadamente 35 m3).

Esperando un convenio de custodia

En marzo de 2012 Fragas do Mandeo propuso a la Demarcación de Costas de Galicia la firma de un convenio de custodia del territorio en un tramo de litoral de la comarca. El objetivo era formalizar un proyecto plurianual que garantizase la continuidad de un conjunto de actuaciones de conservación de la biodiversidad en los cantiles costeros.

A Ley del Patrimonio Natural y de la Biodiversidad recoge esta posibilidad en su artículo 72, pues contempla la promoción de la custodia del territorio y afirma:

“La Administración General del Estado, cuando sea titular de terrenos situados en espacios naturales, podrá llevar a cabo el desarrollo de acuerdos de cesión de su gestión, total o parcial de los mismos, a entidades de custodia del territorio. Estos acuerdos para la cesión de la gestión, se establecerán por escrito en forma de convenio administrativo plurianual que preverá el sistema de financiación para su desarrollo, bien mediante aportaciones económicas, edificaciones, equipamientos, maquinaria, vehículos o cualquier otro bien o servicio, así como las directrices mínimas de gestión, fijadas en un precedente
plan de gestión.”

La idea fue bien acogida, redactamos un borrador de convenio, pero el asunto está parado en el ministerio. La realidad es que a día de hoy —hasta donde sabemos— aún no hay ningún convenio de custodia del territorio en el dominio público marítimo-terrestre español, a pesar de que la ley data del año 2007.

Algunos consejos

Si hay plantas de plumero o de uña de gato en el entorno en el que vives, promueve su eliminación (están incluidas en el Catálogo Español de Especies Exóticas Invasoras, por lo que está prohibida su posesión, transporte, tráfico y comercio de ejemplares). Mientras no se retiren los plumeros, puedes cortar sus flores antes de que las semillas maduren, meterlas en una bolsa de plástico y destruirlas.

Participa en la campaña Coge tres, retirando tres residuos que encuentres en la playa cada vez que vayas a bañarte o a pasear.

Nunca tires restos de plantas exóticas en el monte ni liberes mascotas, pues puedes crear graves problemas ambientales que afectan a las especies autóctonas. En la página Las especies invasoras de nuestra web tienes más información.

Fecha publicación: 20-8-2014
Última modificación: 1-7-2018
>> Página siguiente: Ríos

Uso de cookies: Este sitio web emprega cookies para mellora-la experiencia de usuario. Se continúa navegando consente a aceptación de ditas cookies e acepta a nosa política de cookies (se pincha no enlace obterá máis información).