Cómo trabajamos

La custodia del territorio en la práctica

Aunque Fragas do Mandeo es una entidad joven (fue fundada en julio de 2010), el ritmo de crecimiento y actividad son constantes desde sus modestos inicios.

Nació centrada en la conservación de los espacios naturales de la comarca coruñesa de As Mariñas, teniendo como objetivo “realizar labores de custodia del territorio con fines de conservación del paisaje y de los ecosistemas naturales, con su fauna, flora y gea asociadas, así como fomentar la custodia del territorio como fórmula para proteger la naturaleza y promover su conservación”, tal como recogen sus estatutos.

Consecuentemente, su principal línea de acción ha sido crear el fondo de conservación de la naturaleza que le permite llegar a acuerdos de custodia del territorio. De este modo puede conservar parcelas de alto valor ambiental, principalmente situadas en el entorno del espacio natural protegido ZEC Betanzos-Mandeo.

Custodiando hábitats naturales

Prácticamente la totalidad del territorio de nuestra comarca es privada. El extremo minifundismo dificulta enormemente llegar a acuerdos de custodia que compatibilicen la explotación agrícola, ganadera o forestal de las fincas con la conservación de sus valores naturales. Por lo tanto, cuando queremos actuar en una parcela de monte para preservar o mejorar su estado ecológico, precisamos adquirir derechos sobre él.

En la mayor parte de los casos Fragas do Mandeo llega a acuerdos de compraventa, los cuales le permiten destinar las parcelas a la conservación de sus hábitats naturales a perpetuidad. Pero también custodia parcelas que sus propietarios nos han donado o han cedido por largos períodos de tiempo. En los casos de parcelas de titularidad pública, donde no es factible la compraventa, se utilizaron otras fórmulas: la firma de un convenio con el Concello de Coirós y el arrendamiento de una parcela al Banco de Tierras de Galicia.

Donantes y voluntarios son los dos motores de nuestra actividad

Todos estos tipos de contratos (compraventa, donación, cesión, convenio, arrendamiento) son distintas maneras de formalizar los acuerdos de custodia del territorio. Gracias a ellos podemos intervenir directamente en las parcelas y gestionarlas con criterios conservacionistas.

En muchas de las parcelas de monte custodiadas crecen bosques caducifolios jóvenes en relativamente buen estado de conservación. Aquí, el acuerdo de custodia nos permite conservarlas de forma que en el futuro lleguen a formar bosques maduros, con árboles viejos que juegan un papel ecológico muy importante. En nuestra comarca no existen bosques de este tipo, pues antes de alcanzar la madurez son cortados para hacer leña o para plantar árboles exóticos. Adicionalmente, el acuerdo de custodia nos posibilita el actuar de inmediato cuando aparecen espontáneamente especies foráneas como eucaliptos y acacias.

En otros casos lo que encontramos en la parcela que custodiamos es un eucaliptal. Aunque su valor ecológico y paisajístico está claramente disminuido, el acuerdo de custodia nos faculta a proceder radicalmente: la transformamos en un bosque caducifolio. De este modo logramos aumentar el hábitat disponible para la biodiversidad local. Además, como muchos de estos eucaliptales están rodeados de bosque autóctono, también le damos continuidad paisajística a la zona y evitamos los aspectos negativos de lo que los ecólogos denominan efecto de borde (cambios que ocurren en el límite entre dos hábitats), entre ellos el más obvio que es la expansión espontánea del eucaliptal.

Apadrinando los ríos y la costa

Para poder gestionar un tramo de río o de costa habría que llegar a un acuerdo de custodia del territorio con los organismos responsables de la Demarcación Hidrográfica de Galicia-Costa y de la Demarcación de Costas en Galicia, respectivamente. Tendría que ser formalizado mediante un convenio plurianual, tal como estipula la Ley del Patrimonio Natural y de la Biodiversidad.

Aunque Fragas do Mandeo ha explorado esa opción, la realidad es que en el territorio gallego la Administración aún no ha formado ningún convenio de este tipo. Por lo tanto, hacemos uso de otra posibilidad: el apadrinamiento. A diferencia del acuerdo de custodia del territorio, en el que se obligan mutuamente el titular y la entidad de custodia, en el apadrinamiento solamente media una autorización administrativa de carácter anual donde se especifican las actividades que se permiten realizar y el modo de acometerlas.

Fragas do Mandeo apadrina actualmente tramos de los ríos Mandeo y Mendo, la laguna de Sobrado, la marisma de Betanzos y las playas de la Alameda y Grande de Miño. Para poder actuar en estos espacios, todos los años solicitamos una autorización para eliminar especies exóticas invasoras de fauna y flora —así como para la recogida de basura— a los distintos organismos implicados. Una vez finalizadas las actuaciones, presentamos el correspondiente informe, en el que siempre aconsejamos futuras actuaciones para la mejora de nuestros espacios naturales.

Donantes y voluntariados

La clave del éxito de Fragas do Mandeo son sus donantes y voluntarios.

Son las modestas donaciones de nuestros simpatizantes lo que nos permite comprar constantemente parcelas de interés ambiental. De hecho, les garantizamos que la integridad de sus aportaciones será destinada a pagar el precio de las parcelas. Los otros gastos aparejados, como las facturas de la notaría o del registro, las pagamos con los ingresos procedentes de los rastrillos que organizamos de vez en cuando. En ellos ponemos a la venta artículos (libros, juguetes, bisutería, objetos de regalo, etc.) que también nos donan nuestros simpatizantes.

Para los trabajos de restauración ambiental, de erradicación de especies exóticas invasoras o de recogida de basura echamos mano del voluntariado ambiental, así como de diferentes colectivos y asociaciones que colaboran con nosotros. También son voluntarios los que localizan las parcelas y sus propietarios, negocian las compras, atienden los rastrillos, administran nuestra entidad, mantienen nuestra página web, dan charlas sobre custodia del territorio o divulgan los valores naturales de nuestra comarca, pues no podemos permitirnos tener personal asalariado.

Y no podemos olvidar a todos aquellos especialistas de las ciencias naturales y de otros ámbitos que nos están asesorando altruistamente en todo momento para ser más eficaces.

La naturaleza precisa de todos nosotros

El volumen de las actuaciones de conservación que necesita nuestra comarca requiere de más donantes y colaboradores de los que tenemos actualmente. Por eso, ¡tu ayuda es imprescindible!

Se quieres colaborar económicamente o participar activamente no dejes de ponerte en contacto con nosotros. En la sección Contacto encontrará la información necesaria.

Fecha publicación: 6-10-2010
Última modificación: 6-5-2015
>> Página siguiente: Localización

Uso de cookies: Este sitio web emprega cookies para mellora-la experiencia de usuario. Se continúa navegando consente a aceptación de ditas cookies e acepta a nosa política de cookies (se pincha no enlace obterá máis información).