Los scouts nos ayudan en Chelo

1 abril 2017

 
Esta mañana se acercaron a Chelo seis chicos y chicas del grupo scout Chan, acompañados de dos monitoras. Allí los esperábamos tres voluntarios de Fragas do Mandeo, para luego dirigirnos a la parcela de monte que custodiamos desde hace cuatro meses gracias a una donación.

Foto de los scoutsEn él crece un bosque caducifolio, aún joven. El objetivo de la jornada de voluntariado era eliminar todos los eucaliptos de pequeño porte que aparecen por el medio, de manera que los árboles autóctonos dejen de tener competencia y se regenere totalmente el ecosistema.

El trabajo no fue fácil. La parcela tiene mucha pendiente y, además, era la primera vez que los scouts hacían esta labor. Pero quedaron contentos de esta experiencia, y nosotros agradecidos de que vinieran de Santiago de Compostela a echarnos una mano en la conservación de las fragas del río Mandeo.

Como no acabamos con los eucaliptos de la parcela, aparte de que tenemos más tareas pendientes en otros montes, próximamente convocaremos nuevas jornadas de voluntariado. Si te animas a participar, ponte en contacto con nosotros (encontrarás los datos necesarios en la sección Contacto).


Alumnos de biología colaboran en la custodia

18 marzo 2017

 
Foto de los alumnosHoy acompañamos a un grupo de alumnos de biología de la Universidad de A Coruña y a dos de sus profesores en una visita a la playa de la Alameda (Miño). El objetivo era que los alumnos empezaran las prácticas de botánica bajo el método aprendizaje-servicio, de acuerdo con el convenio que ha firmado Fragas do Mandeo con la universidad.

Con éste son tres los grupos de trabajo. El día 6 acompañamos al primero en la visita a las reservas de anfibios del Catorce y de Ollo da Roda, y el día 13 nos acercamos con el segundo grupo para recorrer las parcelas que custodiamos en A Espenuca (Coirós). En todos estos lugares explicamos las actuaciones que estamos llevando a cabo y cuáles son las dificultades que nos encontramos para mejorar el estado ecológico de los hábitats.

En total son 17 alumnos que estudiarán la flora de estos espacios, de manera que el conocimiento que obtengan nos permita gestionarlos con más eficacia. Identificarán las especies exóticas invasoras presentes, determinarán la composición de la vegetación autóctona y los datos que recojan ―sumados a los de futuros alumnos en los próximos años― posibilitarán determinar la evolución de la flora.


Último voluntariado del año

11 diciembre 2016

 
Esta mañana ocho personas se acercaron al lugar de Chelo para participar en la última jornada de voluntariado del año. El objetivo era erradicar la tradescantia (Tradescantia fluminensis) en el entorno del área recreativa.

Foto de los voluntariosLa fortaleza de esta planta exótica invasora es su fragilidad. Cuando se arranca rompe muy fácilmente, lo que dificulta su retirada. Además, cualquier trocito que quede puede prender y recolonizar la zona. Por eso hay que ser muy metódico en su eliminación y también constante en la supervisión posterior de la zona.

Los voluntarios llenaron una saca con los restos (aproximadamente 1 m3). A mayores arrancaron hortensias (Hydrangea sp.), pues es una especie originaria de Extremo Oriente, y dos pies de acacia negra (Acacia melanoxylon) que ya estaban cogiendo un buen tamaño.

Tras haber eliminado anteriormente otras cuatro invasoras, el próximo año esperamos poder erradicar todas las especies exóticas en las orillas del río Mandeo entre la pasarela de Chelo y el puente de Teixeiro (obviamente, con la excepción de los eucaliptos, pues para eso habría que contar con el improbable permiso de numerosos propietarios).

De este modo mejoraremos el hábitat de un tramo de río que, a pesar de ser muy frecuentado por vecinos y visitantes, alberga en la ribera animales y plantas amenazadas, como el escarabajo Carabus galicianus, el narciso Narcissus asturiensis, y en el agua moluscos como el mejillón de río (Margaritifera margaritifera) o peces como el salmón (Salmo salar).


La custodia del territorio ante la Administración

18 noviembre 2016

 
Invitados por la AGCT y la Diputación de Lugo, hoy participamos en la jornada Custodia del Territorio y Administraciones Públicas celebrada en el Centro de Interpretación Terras do Miño (Lugo).

En nuestra intervención tuvimos la ocasión de exponer el proyecto de la reserva de anfibios del Catorce. Los organizadores estaban muy interesados en que explicáramos a un público compuesto principalmente por técnicos de la Administración en qué consiste el acuerdo de custodia del territorio que firmamos con el Ayuntamiento de Coirós, cómo vincula a ambas entidades y las potencialidades de la implicación directa en el uso y la gestión de los espacios naturales por parte de entidades como la nuestra.

La intención de los organizadores era acercar la práctica de la custodia del territorio a los técnicos, funcionarios y políticos que gestionan terrenos de las administraciones públicas y zonas pertenecientes a los dominios públicos fluviales y marítimo-terrestres. Para ello elaboraron un intenso programa, que también contó con las intervenciones de Antonio Ruíz (FRECT), Marc Ordeix (Museu del Ter), Martiño Cabana (AGCT) y Ramsés Pérez (ADEGA). Esperamos que este trabajo de difusión facilite la colaboración de las distintas Administraciones con las entidades de custodia del territorio.


Nos donan un monte en Chelo

16 noviembre 2016

 
Esta tarde firmamos la escritura de la donación de una parcela de monte de 3.050 m2 de superficie que linda con el río Mandeo. Dª. Maruxa López y su hijo D. Luisco Monteiro tuvieron la generosidad de cedérselo a Fragas do Mandeo para que conserve a perpetuidad sus valores naturales.

Fotografía del donanteEsta parcela está cerca del lugar de Chelo (Coirós), en un lugar muy accesible. Situada en una ladera de fuerte pendiente, la zona inferior forma parte del espacio natural protegido ZEC Betanzos-Mandeo y alberga un bosque de ribera considerado hábitat prioritario. En el resto, los árboles caducifolios componen un bosque de ladera frecuentado por la fauna local, tal como evidencian las numerosas sendas que lo cruzan.

Fragas do Mandeo está muy agradecida a Dª. Maruxa y D. Luisco por esta donación. Aparte del valor ambiental intrínseco de este monte, ésta es la segunda donación que recibimos desde nuestra constitución. Esperamos que su gesto sirva de ejemplo y anime a otras personas a cedernos parcelas de monte que tienen un rendimiento marginal como explotaciones forestales.

Fotografía de la parcela de monteDonar parcelas a Fragas do Mandeo tiene dos ventajas. La primera, y más importante, es la satisfacción de comprometerse activamente en la conservación de la naturaleza de nuestra comarca, con la garantía de la perdurabilidad. La segunda son las ventajas fiscales: una deducción de hasta el 30 % del valor donado en el impuesto de la renta de los particulares (en el caso de empresas, del 35 % en el impuesto de sociedades).

Si tu también estás valorando la posibilidad de contribuir en favor de nuestra biodiversidad, puedes informarte en la sección Colabora o bien consultarnos directamente (en la sección Contacto encontrarás los datos que precises).


Recordando a Luís Muíño

14 noviembre 2016

 
Hoy recibimos la triste noticia del fallecimiento de Luís Muíño.

En las pocas ocasiones que tuvimos de tratarlo, Luís se mostró como una persona discreta, carácter que cuadraba con su condición de notario. Pero ya era menos convencional en esta profesión su amor por la naturaleza. De hecho, sorprendía gratamente que su notaría estuviera decorada con retratos de flora y de fauna hechos con su cámara.

En Fragas do Mandeo le estábamos muy agradecidos por el generoso apoyo que nos dio justo en el momento en que más lo precisábamos, al constituirnos y echar a andar, cuando éramos desconocidos y carecíamos de recursos. Mandamos desde aquí un fuerte abrazo a sus familiares y amigos más próximos.


Jornada en Ollo da Roda

22 octubre 2016

 
Si la anterior jornada de voluntariado tuvo una participación elevada, hoy sólo cinco personas se acercaron a Ollo da Roda. Seguramente el aspecto amenazante del tiempo desanimó, pero lo cierto es que se cumplió el pronóstico meteorológico de que no llovería en toda la mañana.

En una de las parcelas que custodiamos en este enclave hay varios eucaliptos de buen tamaño en el medio del bosque autóctono. Antes de eliminarlos, se precisaba desbrozar un zarzal que dificultaba el trabajo. Hace un mes, gracias a la gentileza del Distrito Forestal II, un tractorista la desbrozó, apareciendo un montón de basura que estaba oculta bajo las zarzas. Había que recoger esos residuos antes de que viniera un maderista a cortar los eucaliptos, pues en caso contrario quedarían enterrados bajo los restos de la tala.

A pesar de ser pocos, los voluntarios consiguieron finalizar este trabajo, ocupando la basura recogida todo un remolque. Incluso les sobró tiempo, que aprovecharon para secar rebrotes de eucalipto en otra de las parcelas custodiadas. Ahora sólo falta que el maderista libere al bosque de esos eucaliptos.


Finalizada la primera fase de la reserva de anfibios

12 octubre 2016

 
Esta mañana, 25 personas se acercaron a la reserva de anfibios del Catorce: el voluntario más maduro era sexagenario y el más joven tenía… ¡18 meses! El objetivo era intentar finalizar la primera fase de actuaciones en la reserva. Lo consiguieron.

A pesar de la dificultad de organizar el trabajo de un grupo tan numeroso y diverso, cada uno supo buscar aquella tarea que podía afrontar. Se cortaron eucaliptos con motosierra y con hachas Pulaski, se juntaron los troncos y se amontonó el ramaje, se recogió la basura que apareció y se transportó al punto de recogida, se cortó algún zarzal y se rastrilló la biomasa de una charca renovada, se arrancaron tojos y se retiraron los palos que estorbaban en los caminos. Los participantes quedaron tan cansados como contentos por el trabajo hecho.

Pasados 99 días desde que firmamos el acuerdo de custodia del territorio con el Ayuntamiento de Coirós, con la ayuda de 61 voluntarios que dedicaron un total de 384 horas, más una jornada laboral de un tractorista gracias a la gentileza del Distrito Forestal II, las mejoras del hábitat previstas en la zona húmeda están ejecutadas, justo cuando empiezan a llegar las lluvias otoñales.

Ahora comienza la segunda fase. Tenemos que buscar financiación externa para poder contratar profesionales que corten mediante métodos de escalada los eucaliptos que crecen en las paredes de la cantera, que retiren y procesen las uralitas con amianto contaminante, que coloquen un vallado en los desniveles para evitar que los visitantes se despeñen accidentalmente, que elaboren los paneles informativos y que reformen un par de edificaciones abandonadas, una donde puedan cobijarse ante el mal tiempo los visitantes y la otra como refugio para murciélagos y aves nocturnas.


Avances en la reserva de anfibios del Catorce

2 octubre 2016

 
Esta mañana seis voluntarios estuvieron trabajando duro en la reserva. Acarreando grandes piedras y colocándolas en el borde de una de las charcas, reforzaron la barrera de retención del agua y mejoraron las condiciones de su hábitat, pues bajo ellas se refugian los anfibios.

A falta de pocos días para que se cumplan tres meses desde la firma del acuerdo de custodia que nos permitió conservar este enclave, los avances son notables: creamos cuatro nuevas charcas, aumentamos la dimensión de otra y renovamos dos que estaban colmatadas, retirando en ellas el exceso de vegetación. En este tiempo también eliminamos eucaliptos y vegetación exótica invasora, amontonamos el ramaje abandonado en la última corta, recogimos basura, desbrozamos el exceso de matorral y libramos los caminos de la vegetación que dificultaba el paso.

Sólo quedan pendientes pequeñas intervenciones para dar por finalizada la primera fase de actuaciones. La premura por terminarla viene impuesta por la proximidad de las lluvias otoñales, que anegarán toda la zona húmeda y atraerán de nuevo a los anfibios, lo que dificultaría las tareas de mejora del hábitat.

Cualquiera que haya conocido el estado de este enclave antes del acuerdo acogerá con satisfacción esta metamorfosis. Hay que agradecérsela a 56 voluntarios, que le dedicaron 304 horas de su tiempo libre, y al Distrito Forestal II, que nos cedió un tractorista durante una jornada de trabajo.


Estudiantes de biología trabajan en la reserva

15 septiembre 2016

 
A pesar de las amenazas de lluvia, 11 miembros de la Asociación Estudiantil Bota y Bata de la Universidad de Santiago de Compostela, acompañados por dos voluntarios de Fragas do Mandeo, fueron a trabajar esta tarde a la reserva de anfibios del Catorce.

Antes de ponerse manos a la obra, estos estudiantes de biología pudieron observar los avances de la primera fase de mejoras del hábitat de la reserva. Tras una prolongada sequía, esta semana comenzó a llover con fuerza, por lo que ya se anegaron las charcas, tanto las que justo acabamos de excavar como las que renovamos debido a que estaban colmatadas. Así pudimos comprobar que la intervención realizada, en la que contamos con la ayuda de personal y maquinaria del Distrito Forestal II, dio el resultado previsto.

Posteriormente los voluntarios procedieron a arrancar un exceso de espadañas que ocupaba totalmente una de las charcas, secaron eucaliptos, amontonaron palos y recogieron la basura que el desbroce de los matorrales dejó a la vista.

Esta jornada de voluntariado ambiental les ofreció a estos futuros biólogos la oportunidad de conocer un caso práctico de restauración ambiental de un espacio degradado, donde para tener éxito hay que ponderar numerosos parámetros. Marcharon contentos de la experiencia y nosotros agradecidos por su colaboración.


Uso de cookies: Este sitio web emprega cookies para mellora-la experiencia de usuario. Se continúa navegando consente a aceptación de ditas cookies e acepta a nosa política de cookies (se pincha no enlace obterá máis información).