De nuevo en el río Mendo

10 abril 2022

 
Pasados siete días desde la última actuación en el río Mendo, volvimos hoy para continuar retirando basura y de paso eliminar las especies exóticas invasoras que encontráramos.

Foto de los voluntariosEn esta jornada de voluntariado nos centramos en un foco de basura que habíamos localizado en las proximidades del puente de As Moas. Tal como pasa habitualmente, aparentaba ser más pequeño de lo que resultó ser, pues los residuos estaban parcialmente ocultos por capas de hojas caídas durante años. Junto a la basura, había un par de pequeños focos de crocosmia, una flor que aparece frecuentemente en los vertederos incontrolados en los que arrojaron restos de jardinería. Tras acabar con el foco, recorrimos un tramo de la senda entre el puente de As Moas y el de A Ermida, donde aparecieron muy pocos residuos y también muy pocas invasoras.

Finalmente, los seis participantes lograron retirar un total de 226,6 kg de basura, 292 tubérculos de crocosmia y una acacia negra.

En lo que llevamos de año ya hemos retirado en los espacios naturales de nuestra comarca más de una tonelada de basura y pronto alcanzaremos la media tonelada de biomasa de especies exóticas invasoras.

La Diputación de A Coruña financiará en un 80 % los seguros de voluntariado.


Cuidando el río Mendo

3 abril 2022

 
Ayer iniciamos la revisión de los ríos correspondiente al segundo trimestre, recogiendo basura y retirando especies exóticas invasoras en los tramos que custodiamos. Empezamos por el trecho del río Mendo entre el puente de Os Cabalos y el de A Ermida, donde encontramos muy pocas invasoras, resultado previsible teniendo en cuenta los periódicos repasos que hacemos. Su biomasa pesó 2,2 kg, compuesta de crocosmia y de tradescantia. La basura pesó 13,4 kg, siendo lo más destacable una rueda que estaba sumergida, localizada gracias a que el río lleva poca agua.

Foto de los voluntariosPara esta mañana programamos una jornada de voluntariado, en la que participaron nueve personas. Había que retirar una rueda de tractor arrojada ladera abajo, pero que afortunadamente no logró llegar al río. Equipados con una polea y con cuerdas, pudimos arrastrarla ladera arriba a pesar de la elevada pendiente. Tras recoger la basura en el entorno del viaducto, nos desplazamos al entorno del puente de A Ermida, donde habíamos localizado un pequeño vertedero. Finalmente, el balance de la jornada fueron 268,5 kg de basura.

El buen estado ecológico de nuestros espacios naturales solamente puede lograrse con acciones periódicas de voluntariado como las de este fin de semana. ¡Anímate a participar!

La Diputación de A Coruña financiará en un 80 % los seguros de voluntariado.


Limpieza de la playa Grande de Miño

26 marzo 2022

 
Esta mañana un grupo de trece personas limpiaron la playa Grande de Miño. Recorrieron todo el arenal de punta a punta y desde la carretera hasta el mar, recogiendo sistemáticamente todos los residuos, incluso rebuscando entre la vegetación dunar para que no quedara absolutamente nada. En total retiraron 216,15 kg de basura.

Foto de los voluntariosEsta cuidadosa limpieza también permitió localizar dos incipientes focos de especies exóticas invasoras, uno de crocosmia y otro de uña de gato. No llegó a un kilo la biomasa retirada, pero la pronta intervención evitó que se expandieran. Es la ventaja de actuar simultáneamente ante la basura y ante las invasoras.

La iniciativa partió de la empresa del sector de la moda NWHR, que se puso en contacto con nosotros para que organizáramos una jornada de voluntariado destinada a sus simpatizantes y trabajadores. Con esta actuación quieren compensar el ineludible impacto ambiental que, como cualquier otra actividad industrial, supone el sector textil, incluso cuando la responsabilidad ambiental está en el mismo corazón de la empresa, como es este caso. Por eso les agradecemos su compromiso, colaborando con nosotros en el mantenimiento del patrimonio natural de nuestra comarca.

La Diputación de A Coruña financiará en un 80 % los seguros de voluntariado de esta jornada.


Coirós reconoce nuestro trabajo

12 febrero 2022

 
Esta mañana el Ayuntamiento de Coirós entregó las ayudas anuales a las entidades activas en su término municipal, siendo la nuestra una de las beneficiarias. Sin duda es un reconocimiento del trabajo que hemos desarrollado en los últimos años, donde pueden destacarse los avances en la recuperación de A Espenuca o la creación de la Reserva de Anfibios de O Catorce.

Foto de la entrega de la subvenciónLa mayor parte de las subvenciones ―tanto públicas como privadas― son finalistas, pues están ligadas a proyectos concretos, y aún así habitualmente no cubren la totalidad de los presupuestos. Por ese motivo, las ayudas no finalistas como ésta son fundamentales para nuestra entidad, pues permiten sufragar otros gastos ineludibles e incluso complementar aquellas subvenciones ligadas a proyectos recibidas de otros organismos. Gracias a ellas podremos seguir destinando la integridad de las colaboraciones privadas a comprar parcelas de alto valor ambiental.

Agradecemos al Ayuntamiento de Coirós su continuado apoyo, que se remonta al año 2015, cuando firmamos el primer convenio de custodia del territorio.


Voluntariado en A Espenuca

3 febrero 2022

 
El próximo domingo, día 6, nos acercaremos al mirador de A Espenuca con un doble objetivo: disfrutar de las vistas recuperadas y recoger basura.

Foto del cartel en las parcelasTras décadas en las que los eucaliptos cegaban totalmente la panorámica divisable desde el mirador, celebraremos que de nuevo podemos disfrutar de ella ―aunque sea sólo parcialmente― gracias al trabajo que hemos realizado en las cinco estrechas parcelas que hemos comprado.

Una vez expliquemos las duras condiciones en las que eliminamos los eucaliptos, procederemos a recoger toda la basura que encontremos. En la ladera noroeste del monte hay muchos residuos, a causa de que visitantes incívicos optan por deshacerse de ellos lanzándolos en el medio del bosque. Más difícil nos será retirar una lavadora y un vehículo arrojados ladera abajo, para lo que será preciso usar cuerdas.

Para evitar los riesgos de contagio, no relajaremos las medidas de protección. Limitaremos las plazas y todos los participantes deberán llevar su propia mascarilla y sus guantes. El punto de encuentro será el propio mirador. No hace falta llevar herramientas. En el mirador la recogida será sencilla, pero es recomendable un bastón y calzado adecuado para internarse en la ladera. No olvides algo de picar y de beber para cuando hagamos el descanso a media mañana.

Si quieres apuntarte, envíanos con antelación tus datos (nombre completo, DNI, fecha de nacimiento, móvil y municipio de residencia). Así podremos notificarte cambios de última hora, hacerte un seguro de accidentes y nos facilitarás la organización. En la sección Contacto encontrarás la información necesaria.

Punto de encuentro: Mirador de A Espenuca (Coirós).
Fecha: Domingo, 6 de febrero de 2022.
Hora: Empezaremos a las 9:30 y finalizaremos a las 14:00 horas.

Post data: Una vez que explicamos a los nueve participantes de la jornada el trabajo que llevamos realizado en la cumbre de A Espenuca, y lo que aún queda por hacer, nos pusimos a retirar la basura en la zona. Para subir lo arrojado en la ladera noroeste, tuvimos que usar largas cuerdas a causa de la elevada pendiente. El balance ha sido de 273 kg, incluyendo voluminosos como una lavadora, un televisor, un pequeño sofá y la mitad de un vehículo. Nos ha quedado por subir el motor y el eje delantero con sus dos ruedas, pero ya lo haremos en otra ocasión.

La Diputación de A Coruña financiará en un 80 % los seguros de voluntariado.


A Espenuca mira de nuevo a Chelo

28 enero 2022

 
Ayer y hoy, seis personas estuvieron trabajando duramente para recuperar parcialmente las espectaculares vistas que en tiempos había desde A Espenuca: ahora puede verse de nuevo el lugar de Chelo y el curso bajo del río Mandeo.

Foto de las vistasEn el mes de octubre iniciamos la primera fase de la eliminación de los eucaliptos en las estrechas parcelas que hemos comprado en la cima del monte de A Espenuca. Para esta segunda fase precisábamos la colaboración de profesionales experimentados. Había que cortar los enormes eucaliptos ―grosores de hasta 75 cm y alturas que alcanzaban los 27 metros― que dejáramos para esta fase, pero sin dañar los pocos madroños, laureles, robles y castaños que sobrevivían bajo ellos. Todo ello en una ladera de acusada pendiente (76 % de media), salpicada de peligrosos salientes rocosos. Viendo los escasísimos daños causados al arbolado autóctono, la cualificación de estos profesionales quedó más que demostrada.

En el frío amanecer de estos días soleados, el juego de las nieblas que se demoran en el valle del Mandeo es muy hermoso. Aunque el trabajo ha sido muy duro, la satisfacción es enorme.

Pero el trabajo no ha finalizado, pues aún nos quedan por eliminar los eucaliptos en la parte baja de las parcelas, iniciar la reforestación con arbolado autóctono procedente de nuestro vivero y, cuando llegue su tiempo, controlar manualmente los rebrotes de los eucaliptos hasta que sequen definitivamente. ¡La recuperación de este bosque autóctono no es un trabajo fácil!


Erradicando la tradescantia en el Mandeo

21 enero 2022

 
En estas primeras semanas del año la lucha contra las especies exóticas invasoras ha estado centrada en la tradescantia. Hoy finalizamos el repaso invernal del río Mandeo, en el tramo entre O Tope y el puente de Teixeiro, así como en su afluente el arroyo de As Bouzas.

Foto de la tradescantiaEn esta época del año es fácil detectar la presencia de invasoras, pues no logran quedar ocultas entre la vegetación autóctona, totalmente marchitada por el frío. En total retiramos 128,5 kg de biomasa de tradescantia, además de desenterrar 251 tubérculos de crocosmia y arrancar dos acacias negras, una hortensia y un aligustre asiático.

La tradescantia es la invasora que actualmente está dándonos más trabajo. Obliga a repasos continuados, cada vez más exhaustivos, tratando de arrancarla con extremo cuidado para no dejar el más mínimo trozo. De los seis focos en el río Mandeo, solamente hemos dado por erradicado uno, aunque los demás están muy disminuidos. En el arroyo de As Bouzas se producen más rebrotes, a causa de los numerosos focos existentes y porque aún no se ha eliminado aguas arriba de los molinos. Sumado a todo esto, se da la circunstancia de que esta invasora ha aprovechado que la situación sanitaria de los últimos dos años nos ha limitado dedicarle todo el tiempo que precisa.


Un nuevo año de incertidumbre

1 enero 2022

 
Encaramos hoy un nuevo año en el que, al igual que en los dos anteriores, estaremos condicionados por la evolución de la situación sanitaria. A pesar de las dificultades, esperamos seguir realizando en la medida de lo posible nuestra misión de preservar el patrimonio natural de nuestra comarca y continuar restaurando ecosistemas deteriorados para ampliar los hábitats de las especies amenazadas.

Finalizamos el año 2021 totalizando 1.802,3 kg de biomasa de 18 especies exóticas invasoras retiradas de nuestros montes, ríos y playas, donde también hemos recogido 1.502,6 kg de basura. Aunque destacables, son cifras sensiblemente inferiores a las del año 2019, como resultado de haber convocado muchas menos jornadas de voluntariado y a limitar en ellas el número de participantes, ante los riesgos inherentes de contagio y los confinamientos perimetrales establecidos.

El principal objetivo del año ha sido mantener a raya a las invasoras, para así evitar la recolonización de los espacios en los que las habíamos eliminado. Las especies herbáceas que nos ocuparon más tiempo fueron la crocosmia (1.834 tubérculos desenterrados), la tradescantia (1.056 kg) y la juncia olorosa (596 kg). Entre las arbóreas, aparte de los eucaliptos que eliminamos en las parcelas que custodiamos, por primera vez intentamos erradicar los cientos de ejemplares de álamos blancos que invaden la playa de La Alameda.

Todo esto ha sido posible gracias al esfuerzo de las 29 personas que participaron en una o varias de las jornadas de voluntariado que hemos convocado en el año que acaba de finalizar, a las que se añaden las 10 personas que colaboraron con nosotros en la quinta edición del campo de trabajo Monte da Espenuca. A todos ellos, ¡muchas gracias!

Ver las mejoras medioambientales logradas en estos últimos años refuerza nuestras energías. Por lo tanto, nada mejor que continuar trabajando para abordar la prolongación de esta situación de incertidumbre.

¡Salud y próspero año nuevo!


Estudiantes en la reserva de O Catorce

17 diciembre 2021

 
Esta mañana los alumnos del Club de Ciencias del IES Francisco Aguiar de Betanzos, acompañados por sus profesores, visitaron nuestra reserva de anfibios de O Catorce. Están construyendo una charca en el jardín de su instituto, por lo que esperaban encontrar ideas que puedan aplicar en ella para favorecer la presencia de estos pequeños vertebrados.

Foto de los estudiantesEl guía de Fragas do Mandeo les explicó el proceso de transformación de este enclave y pudieron observar cómo las diferentes características de las charcas favorecen a distintas especies. Así localizaron muchas puestas de rana bermeja en las charcas estacionales, pero no en las más profundas, que son las preferidas de la rana verde. De este modo se destacó la importancia de crear pequeños refugios de fauna donde puedan reproducirse los anfibios, aunque sea como en este caso partiendo de una cantera abandonada situada en la proximidad de viviendas e industrias.

También visitaron la zona de bosque de la reserva, donde explicamos los trabajos de eliminación de eucaliptos y de recuperación del bosque autóctono, encontrando en el itinerario indicios de la reproducción de la salamandra común y de la presencia de la gineta.

Finalmente, quedaron en volver al inicio de la primavera, para ver la evolución de las larvas de anfibios y lograr identificar más especies en nuestra reserva.


Una Espenuca sin eucaliptos

16 noviembre 2021

 
Paralelamente a las tranquilas tareas de mantenimiento del vivero, el pasado día 20 empezamos el duro trabajo de eliminar eucaliptos en varias parcelas situadas en la cima de A Espenuca.

Foto de las rocasDe las diecisiete estrechas parcelas que hay en su ladera noroeste, hemos comprado cinco. Hemos estado esperando a adquirir más para iniciar una restauración completa del bosque autóctono, pero ya no podemos seguir demorando la retirada de los eucaliptos, pues tenemos que cumplir un requerimiento de gestión de la biomasa emitido por la Administración local.

Las condiciones de trabajo son difíciles, pues se trata de parcelas con grandes rocas y con una elevadísima pendiente, por lo que incluso nos hemos visto obligados a usar cuerdas de seguridad. Hoy finalizamos la primera fase, en la que hemos estado arrancado de raíz todos los eucaliptos de menor grosor, para así evitar que rebroten, y cortando los de mediano tamaño. Hemos dejado para una segunda fase los de mayor grosor: Como en su caída pueden dañar los árboles autóctonos, buscaremos la ayuda de un profesional experimentado para apearlos. Por último, en la próxima primavera procederemos a controlar los rebrotes de los eucaliptos cortados, de paso que reforcemos el bosque autóctono con árboles procedentes de nuestro vivero.

Esta actuación es continuidad de la campaña Fraga de A Espenuca. La iniciamos en 2015, cuando acometimos la restauración de una parcela de casi dos hectáreas en su ladera norte. El objetivo es regenerar el bosque autóctono en todo el monte, y de paso recuperar las vistas del mirador. Obviamente, el ritmo con el que avancemos estará condicionado por la voluntad de los distintos titulares ―vecinos, propietarios ausentes y arzobispado― de llegar a acuerdos sobre unas parcelas que en realidad carecen de interés forestal.

Foto de la parcelaFoto de madroño


Uso de cookies: Este sitio web emprega cookies para mellora-la experiencia de usuario. Se continúa navegando consente a aceptación de ditas cookies e acepta a nosa política de cookies (se pincha no enlace obterá máis información).