Vídeo: reforestando biodiversidad

1 marzo 2024

 
Con el objeto de reforzar su biodiversidad arbórea, en las últimas semanas hemos estado plantando árboles en varias parcelas que ya habíamos deseucaliptizado. La planta que usamos procede de nuestro vivero, donde estamos reproduciendo 18 especies de árboles y una de arbusto, todas de ecotipo local. Aprovechamos la ocasión para hacer un breve vídeo, titulado Restaurando nuestras fragas, animando a usar múltiples especies autóctonas en el momento de reforestar.

Portada del vídeoCuando hablamos de especies autóctonas nos referimos al ámbito comarcal. En nuestra comarca no son autóctonas especies como el haya o el tejo, a pesar de que sean árboles autóctonos gallegos. En otras palabras, no todas las comarcas gallegas tienen como autóctonos los mismos árboles. En la sección Los árboles autóctonos puede consultarse la lista de los que corresponden a nuestra comarca.

La importancia de tener variedad de especies es que de este modo facilitamos la creación de una amplia base trófica para numerosas especies animales, incluidas aves y mamíferos. Pero también para muchas especies de invertebrados, de los que se alimentarán los insectos y los vertebrados que los depredan, creando así cadenas tróficas con más eslabones; en definitiva, más largas y complejas. Estas cadenas estarán activas en la práctica totalidad del año, pues se concatenan los períodos de floración y de fructificación de las distintas especies.

Por otro lado, cuando estos árboles crezcan, las parcelas plantadas servirán de núcleos para la dispersión de semillas de las distintas especies. Tras siglos de intervención humana, nuestros bosques autóctonos han visto reducidas muchas de sus poblaciones, unas por sobrexplotación y otras, no siendo de interés, por ser eliminadas para dejar espacio a las más útiles.

Incrementar la diversidad arbórea también significa favorecer la resiliencia del bosque: si una plaga o una sequía afecta gravemente a una especie determinada, las que no sufran esa calamidad pueden atenuar su pérdida. La presencia de suficientes ejemplares de nuestras tres especies de hoja perenne compensa que la mayoría sean caducifolias, permitiendo que las aves encuentren en ellas refugio durante los rigores invernales. Tampoco podemos olvidar que con el tiempo unas especies crecerán más que otras, creando una mayor diversidad estructural en el bosque, de la que también saca partido la fauna local.


Uso de cookies: Este sitio web emprega cookies para mellora-la experiencia de usuario. Se continúa navegando consente a aceptación de ditas cookies e acepta a nosa política de cookies (se pincha no enlace obterá máis información).